ES MIEDO O NO SABES QUE HACER?

Escucho muchas veces (para ser honesto, yo también lo decía):

  • NO SE QUE HACER
  • NO ME GUSTA NADA
  • NO ENCUENTRO ALGO QUE ME APASIONE

Espero poder hacer estadísticas algún día de estos, sobre que tan frecuentemente se dice esa frase. Así que luego de analizarla y analizarla (parece que tengo mucho tiempo libre verdad?) entendí algo que quizás tiene mucho que ver con nuestra propia cultura y pienso que he allí la respuesta. Dejo a su criterio la interpretación de lo siguiente y espero que si alguien tiene un punto de vista distinto lo comparta.

Aquí vamos…

NO SE QUE HACER, ¿cómo podemos definir esa frase?, en verdad no sabemos que hacer?, tenemos tanta información en nuestros discos duros y no sabemos como procesarla?, hemos llegado a un punto donde las ideas no fluyen más y necesitamos que alguien nos ilumine?.

La respuesta: EL MIEDO

El miedo es nuestra respuesta y lo digo por lo siguiente, como bien lo mencione en un post anterior, las críticas son un problema al momento de crecer. Al inicio cuando estamos construyendo algo lo que menos queremos es caernos, porque más duele que muera la ilusión que nos habíamos hecho, que verdaderamente el golpe, después de todo fue con caídas que aprendemos a caminar (de lo contrario nadie lo hubiera logrado). Pero entre más crecemos las ilusiones crecen, para transformarse en ese momento milagroso que esperamos que llegue, el cual que con tanto cariño construimos en nuestras mentes, esa idea delicada y frágil, que cuando por alguna razón se rompe, pensamos que lo hemos perdido todo. Muchos se quedarán allí por miedo a volver intentarlo y otros seguirán luchando porque no aceptan un no por respuesta.

“Nos enamoramos mas del deseo, que del objeto que lo causa”

F.Nietzsche

Entonces ¿puede ser esa la causa de nuestro NO SE QUE HACER?, nuestra sociedad (y debo aceptar que uno de sus mayores defectos y espero un día pueda cambiarse) ha hecho de la crítica una forma de vida. (incluso existían o existen programas que se dedican a eso) Empujándonos a lastimarnos los unos a los otros y sobre todo a disminuir nuestra frágil autoestima.

Solo piénsalo…

Solo piénsalo un minuto: ¿Cuántas veces no hiciste algo porque a tu cabeza vino la siguiente frase: Me da mucho roche!, ¿Cuántas veces te limitaste porque en tu cabeza no dejaba de sonar la frase: que van a decirme?, ¿Cuántas veces dejaste pasar una oportunidad porque pensaste que todos se iban a burlar de ti?

Cierto ¿verdad?, es por eso que (en esto se fundamente mi teoría) esa conducta aprendida de no hacer las cosas por miedo al que dirán se traduce como un: NO SE QUE HACER, pero… esperen un minuto. ¿Acaso es bueno quedarse en la incertidumbre?.

Un enfoque distinto…

Buena pregunta, pero creo que el enfoque que le podríamos dar es el siguiente: Si alguien te contrata para un trabajo, tú sabes que el dinero se acaba cuando acabes el trabajo.Entonces ¿qué conviene más?, nunca acabar el trabajo ¿verdad?. Creo que a nuestro cerebro le pasa lo mismo.

Si sabemos cual es nuestra respuesta, el siguiente paso es enfrentar ese miedo de llevarla a cabo, toca soportar críticas, miradas acusadoras y por sobre todo enfrentarnos a nosotros mismos por conseguir lo que queremos.  ¿Entonces qué es lo menos doloroso?, para muchos la respuesta es: Prefiero evitar el golpe directo, prefiero quedarme aquí donde estoy, no me gusta el dolor y deseo evitarlo.

Después de todo: TODOS DESEAMOS SUFRIR LO MENOS POSIBLE!!!

Y he allí la respuesta que satisface la pregunta y se explica muy bien dentro de las circunstancias del porque, dentro del contexto conveniente que tanto tú como yo conocemos. Reconozco que eso sonó muy enredado, así que para ponerlo en simple solo diré: Medita un poco, piensa, reflexiona … y déjame hacerte la siguiente pregunta: ¿AÚN NO SABES QUE HACER?

Comparte, ayuda a difundir el mensaje

Chau!

Luis Cano Ayestas

Fundador y CEO Suprahumanos. Apasionado por la lectura filosófica y analítica, con un humor sarcásticamente agradable.

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas